Comparativa de Mailrelay vs. Mailchimp para email marketing

Hace tiempo que utilizo el plan gratuíto de Mailchimp para hacer algunos de mis envíos de newsletters, y estoy bastante contento, funciona muy bien, pero tiene el inconveniente de que la plantilla ha de incluir obligatoriamente el budget de Mailchimp en el pie, cosa que no queda demasiado profesional.

Investigando un poco, y leyendo recomendaciones sobre alternativas a Mailchimp también gratuítas he llegado a Mailrelay, una herramienta de email marketing de funcionalidad similar, pero con la ventaja de que en el email que se envía no hay que incluir ninguna referencia al servicio, con lo que en el aspecto final no se distinguen los envíos de cuentas free de los de cuentas de pago y, en definitiva, el email queda más profesional porque sólo aparece tu marca.

Herramienta de email marketing Mailrelay

Mailrelay también tiene la ventaja, al menos para la comunidad hispana, de que es una empresa española y el lenguaje nativo del entorno es el castellano, y el servicio de soporte también te atiende en castellano.

En cuanto a volumen de envíos para cuentas free también está bien, ya que por registrarte ya te ofrece hasta 15.000 envíos a listas de hasta 3.000 suscriptores, pero si además los sigues en redes sociales, como 'agradecimiento' te amplían la cuota mensual de emails a 75.000 y la de suscriptores a 15.000, lo cual ya es un volumen considerable, sobretodo para una herramienta gratuíta. Hay que tener en cuenta, por eso, que para el conteo de emails tienen en cuenta el peso del email, y se consume un envío de la cuota por cada número determinado de Kb, por lo que, por ejemplo, el envío de un email con un adjunto en realidad podría restar 2, 3, 4.. emails de la cuota en función del tamaño del fichero adjunto.

Me he registrado y he probado el servicio con el envío de uno de mis boletines, y en este post comentaré los pasos que he ido siguiendo para enviar mi primer boletín con Mailrelay, y mis impresiones sobre la herramienta.

Pasos para utilizar Mailrelay

El primer paso es el registro en la web de Mailrelay, es rápido y no piden datos de facturación, aunque sí un número de teléfono. Con el registro se obtiene un usuario para poder utilizar la herramienta después de hacer login en el subdominio que te asignan.

Después del registro no es obligatorio, pero dedicando un momento a seguir los perfiles de Mailrelay en redes sociales te amplían los límites mensuales de envío de emails y de suscriptores a listas a 75.000 y 15.000, respectivamente, tal como ya he comentado antes.

Ampliacion de cuota mensual gratuita en mailrelay

Después del registro has de hacer login con tu usuario y accedes a la herramienta web, que muestra un panel de control que te guía para preparar el primer boletín. Estos son los 4 pasos por los que te guía la herramienta:

1. Crear una lista de suscriptores

Lo primero es importar o crear la lista de suscriptores. Se pueden importar desde un archivo, con un simple copiar y pegar, o utilizando un importador específico para importar listas de suscriptores de Mailchimp, gracias a la API de Mailchimp.

​Yo he utilizado la opción de importar mis suscriptores directamente con la API de Mailchimp. La guía ya te dice cómo consultar o crear tu clave de la API en Mailchimp. Se pega en Mailrelay, se selecciona la lista de suscriptores a importar, y en un momento ya tienes todos los suscriptores de una lista de Mailchimp en un grupo de suscriptores de Mailrelay.

Importación de lista de suscriptores de Mailchimp desde Mailrelay

 

2. Crear el boletín para el emailing

El siguiente paso es crear el boletín, cosa que se hace siguiendo una serie de pasos guiados:

  • Escribir el Asunto, selecionar las cuentas de email de envío y respuesta, o un texto para identificar la campaña en Google Analytics.
     
  • Editar el boletín, con la recomendable opción de seleccionar primero una plantilla, y modificarla después a tu gusto. El editor web de mailrelay es fácil de utilizar, aunque tiene menos plantillas que el de Mailchimp, y para mi ha sido más fácil aún porque es muy parecido al editor de publicaciones de Dataprix. (O más bien es el mismo, pero con otro look & feel)

Edición de boletines con Mailrelay

  • Después de editarlo y guardarlo lo tienes accesible en una carpeta para en cualquier momento reeditarlo, adjuntarle archivos, o asegurarte de que está todo correcto con las opciones de vista previa, de envío de email de prueba, o de análisis automático para detectar cualquier parecido con un email de spam.

Comprobación de Spam sobre boletines de Mailrelay antes de enviar

 

3. Envío del boletín a la lista de suscriptores

Una vez hechas las comprobaciones sólo falta enviar los emails. Se pulsa el botón enviar y se selecciona si se quiere enviar inmediatamente o se deja programado para un dia y hora en concreto.

Sobre el envío de emails me ha gustado que mailrelay me ha avisado antes de enviar de que mis DNS no tenían un registro SPF para Mailrelay, cosa que podría hacer que por seguridad algunos servidores rechazaran el amail del boletín. Aparte de avisar me dirige a una página de ayuda que me dice cómo crear fácilmente el registro SPF para Mailrelay, o agregar el dominio de Mailrelay a registros SPF ya creados.

Programación del envío de boletines de Mailrealy

4. Consulta de estadísticas del envío del boletín

Después del envío se pueden ir comprobando las estadísticas de entregas, visualizaciones, clicks, rebotes, etc. que el sistema te va mostrando en tiempo real, y después se quedan registradas para consultar en cualquier momento seleccionando listas, período de fechas y nivel de detalle.

Las estadísticas son fáciles de utilizar, aunque podrían ser más completas.

Estadisticas de envio de boletines con Mailrelay

 

Comparativa entre las cuentas gratuitas de Mailchimp y Mailrelay

La experiencia del cambio de Mailchimp a Mailrelay ha sido bastante positiva. He encontrado la herramienta fácil de utilizar, te registras y en poco tiempo ya estás preparando tu primer boletín, es todo muy intuitivo y surgen pocas dudas a la hora de utilizar la interfaz.

El análisis sobre tu boletín para detectar si hay algo que pueda parecer spam es una característica muy útil, y tiene otras opciones interesantes como la de realizar Tests A/B para crear diferentes versiones de un mismo boletín, enviarlas a dos grupos reducidos de suscriptores, y después analizar cuál de las dos obtiene mejores ratios de apertura, de clicks, etc. para seleccionarla como la versión que se enviará al resto de suscriptores de la lista.

También se pueden crear formularios de suscripción, que generan código HTML o PHP para incluir en los sitios o blogs desde los que se quiera ofrecer la suscripción a boletines.

Otra opción importante que incluye la cuenta gratuíta es la de crear y gestionar autorespondedores, algo que suele formar parte de las características de cuentas de pago en otras herramientas de email marketing, aunque en Mailchimp también es una opción gratuíta, igual que la creación de formularios y de boletines con Tests A/B. De hecho Mailchimp permite crear Tests Multivariables y hacer así pruebas con más de dos variables o versiones.

También echo de menos la opción que tiene Mailchimp de hacer envíos de prueba a plataformas específicas, sobretodo envíos a móbiles, que al mostrar todo en formato reducido, puede afectar mucho a cómo se visualiza tu email.

Tampoco dispone de ninguna aplicación móbil como la de mailchimp que te permita controlar tus campañas, o incluso realizar envíos desde tu dispositivo móvil.

El sistema de ayuda está bien, las funciones están bastante explicadas en pantalla, y se accede bien a ellas desde el menú de la izquierda. En todo momento se muestra la opción de abrir un chat con el servicio de soporte online, que he podido comprobar que funciona.

Me ha pasado que estaba editando mi boletín, y he cerrado el explorador sin querer. Al volver a entrar había perdido mi trabajo, y no sabía cómo recuperarlo. He abierto un chat con ellos y me han atendido, explicándome cómo acceder a la última versión que genera el autoguardado de la herramienta, y también que no confíe demasiado en esta opción porque el tiempo que pasa entre cada vez que se autosalva no está predefinido. Lo más seguro es ir salvando o pasando de pantalla cada vez que se hayan hecho cambios significativos.

Esta es una pega importante que hay que tener en cuenta. En mi caso, con el autoguardado de Mailrelay lo más reciente que pude recuperar fue una versión de dos horas antes, con lo que prácticamente tuve que comenzar de nuevo la edición del boletín, mientras que Mailchimp guarda cada 20 segundos lo que se está editando.

Otro detalle a tener en cuenta, si comparamos con Mailchimp, es que el editor de Mailrelay es un editor web (como los que se instalan con plugins de los CMS como Wordpress o Drupal) adaptado para la creación de boletines, que resulta familiar y fácil de utilizar, pero no está hecho a medida como el de Mailchimp, que tiene perfectamente integradas todas las opciones que se necesitan a la hora de crear un boletín. La opción que más he echado en falta es la de disponer de una opción de crear un botón de 'Call to action' para los boletines. Se puede hacer subiendo una imagen de botón, pero sería mejor poder crearlo dinámicamente definiendo dimensiones, color y otras propiedades.

Tampoco he conseguido hacer que desde un enlace se pueda descargar un fichero y se puedan controlar los clicks en enlace. Con mailchimp, se sube el fichero a su plataforma y se enlaza seleccionándolo directamente desde el editor. Lo más parecido que he podido hacer es enviar el fichero como adjunto, pero de esta manera se pierde el control de quién se lo descarga, y el email se hace más pesado y con un adjunto, con lo que tiene más posibilidades de ser rechazado y, además Mailrelay resta de tu cuota de envíos mensuales cada envío multiplicado por n en función del tamaño del fichero adjunto.

Conclusiones

Creo que la oferta de Mailrelay es buena, porque la herramienta cumple con su cometido, y con un servicio gratuíto están ofreciendo características de servicios de pago, como no obligar a incluir un enlace o marca de agua de la herramienta en los boletines que se envían, como un buen volumen de envíos, los tests A/B, el autorespondedor o el servicio de soporte online en castellano que aporta el chat.

El editor de Mailchimp es mucho más completo, y también dispone de más plantillas, y el servicio en general dispone de muchas más opciones de integración en otras herramientas, plataformas o sitios web, con opciones directas o incluso por API. 

Mailchimp es una plataforma más madura y más completa, pero Mailrelay, aunque sea más simple, tiene las ventajas de que no te obligan a enlazarlos en el email y, si eres un usuario hispanoparlante, tienen un servicio de atención que habla tu idioma.

Yo, de momento, después de esta primera experiencia prepararé más boletines con Mailrelay, aunque voy a seguir utilizando Mailchimp, sobretodo si tengo que hacer alguna cosa más compleja, o tests más completos, o si tengo una necesidad que requiera la utilización de la API para integraciones con herramientas externas.

El mantenimiento de mis listas de suscriptores a boletines, de hecho, lo voy a seguir llevando por Maichimp, ya que se mantiene automáticamente gracias a un plugin de mi CMS que utiliza la API de Mailchimp.