IOMarketing

La Generación de contenido, el rey del marketing

Los que llevamos años trabajando en marketing, nos hemos dado cuenta que el contenido es el rey. Sin contenido, sin nada de qué hablar o que decir, no existiría el marketing y mucho menos la publicidad. Últimamente se habla mucho en los medios online sobre la generación de contenido, sobre el hecho de que todo se basa en la generación de contenido, pero nadie realmente explica el porqué de esta afirmación.

¿Qué es exactamente la generación de contenido y para qué sirve?

Comunicación digital versus comunicación tradicional: El SEM y SEO en la estrategia global de comunicación.

Para una empresa del siglo pasado, (me refiero al siglo XX, que no hace tanto) comunicar era: definir unos objetivos, elaborar unas estrategias y mensajes y difundirlos principalmente de dos maneras: en los medios de comunicación o a través de lo que llamamos hoy en día, la “publicidad tradicional”. En el primer caso, “gratuito”, se intentaba proveer, a través de las relaciones públicas y las relaciones con los medios, información (a veces) relevante que impactaría indirectamente en los públicos objetivos (o stakeholders) de estas empresas. En el caso de la publicidad, se compraban espacios físicos en puntos susceptibles de encontrar un público indiscriminado (carteles, vallas, anuncios, televisión, radio, merchandising, patrocinio, etc.) para difundir mensajes de forma más directa.

¿Estamos asistiendo a un cambio radical en el marketing?

Durante muchos años, hemos visto como el marketing de masas invadía nuestras vidas, hemos sido asaltados por las grandes campañas de las tabacaleras o las marcas de ropa, los grandes eventos  patrocinados por firmas de bebidas o los miles de anuncios en prensa de las empresas de consumo. Sin embargo, parce que la gente  empieza a estar algo cansada de este modelo demasiado tradicional, algo casi caduco en publicidad.

 

Según los últimos estudios, una persona que vive en una ciudad media recibe más de 3.000 impactos publicitarios al día: carteles, anuncios en radio, folletos, etc. Resulta ser excesivo para cualquiera, y nos está volviendo inmunes a este tipo de publicidad, que empieza a pasar de puntillas y que asimilamos ya como parte del paisaje. Esto hace que la publicidad y los medios pierdan efectividad, que dejen de cumplir su función, y por lo tanto, que nuestra inversión en ellos disminuya su rentabilidad.