Los retos del cloud computing en la banca

http://www.muycomputerpro.com/2014/09/18/los-retos-del-cloud-computing-…

El cloud computing, o computación en la nube, es el paradigma que ha más hecho hablar de sí en los últimos años en el mundo tecnológico. Superados los debates iniciales sobre la necesidad de su adopción (algo que ha sido más inmediato en las pymes y en las empresas de nueva creación que en las grandes empresas, debido a los costes de migración) y dado por hecho los beneficios que este paradigma puede brindar a las empresas, parece que el modelo ya se esté asentando, como lo demuestran las cifras de crecimiento que, en el caso del IaaS y el PaaS, son del 55% anual.

Sin embargo, hay sectores donde la implantación del cloud conlleva una serie de retos de carácter estratégico y tecnológico. Es el caso del sector bancario, cuyas peculiaridades si no tomadas en consideración por los proveedores pueden limitar la implantación masiva del Cloud.

Según el informe “El desarrollo de la industria del cloud computing: impactos y transformaciones en marcha” recientemente publicado por el Observatorio de economía digital del BBVA Research, los retos más importantes del Cloud en la banca son:

Escalabilidad VS servicios a media: las economías de escala buscadas por los proveedores de cloud, promueve la industrialización de sus procesos para ofrecer así un producto idéntico para todos sus clientes al menor coste posible. Esta situación, sin embargo, impacta con las necesidades de algunas industrias que, sometidas a fuertes regulaciones, se enfrentan a proveedores que podrían no atender a sus requisitos.
Coste de migración: la banca ha sido desde siempre un sector activo en la introducción de tecnología, ya que prácticamente todos los procesos y servicios bancarios descansan sobre sistemas informáticos. Sin embargo, las grandes inversiones hechas son un lastre que no permite adaptaciones ágiles a costes razonables, lo que hace llegar a un punto de inflexión, en el que empieza a ser necesario rediseñar por completo la plataforma tecnológica.
Seguridad, supervisión y regulación: El sector financiero está sometido a cada vez más supervisión y regulación, lo que le limita su agilidad a la hora de contratar los servicios y la infraestructura tecnológica necesaria. En varios de los países de la Unión Europea, por ejemplo, el supervisor obliga a justificar constantemente cómo garantiza la seguridad de la información y cómo se mantiene el control interno sobre los procesos que se envían al cloud público, independientemente del tipo de infraestructura y servicio del que se trate.
Competencia de players no bancarios: Para satisfacer la demanda de servicios bancarios digitales, han nacido nueva empresas digitales ofreciendo productos y servicios relacionados con la expedición de dinero electrónico, la intermediación de pagos online, la agregación de datos financieros, la financiación peer-to-peer, etc. Estas empresas, a diferencia del sector bancario tradicional, no tienen los lastres de infraestructura anterior ni tampoco la alta presión regulatoria, lo que le confiere de gran flexibilidad y agilidad para poner en marcha ideas innovadoras de forma rápida y eficaz y con unos costes ajustados.

Sin embargo, la implantación en la banca será fundamental para el futuro de este sector. Un informe de Capgemini resalta que los futuros consumidores, principalmente los clientes jóvenes y nativos digitales, esperan que los bancos lleven a cabo una transformación digital para satisfacer sus expectativas. Por lo cual es fundamental que los bancos emprendas su migración al cloud, asistidos por profesionales formados y capaces de evaluar todos los factores implicados. Pero ¿Dónde encontrar formación de alta calidad? Por suerte, en España ya es factible, gracias a programas como el “Experto en Cloud Computing” que ofrece U-tad, el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital.

Up
0