Construye tu empresa con un ERP preparado para el futuro

Las empresas que desarrollan su actividad en la era postpandemia necesitan readaptar sus sistemas de gestión para lograr alcanzar una digitalización plena. Y aunque los tipos de herramientas tecnológicas destinadas a digitalizar los procesos empresariales se cuenta por decenas, el Enterprise Resource Planning (ERP) encabeza la lista. Es más, los últimos estudios posicionan esta solución como el software empresarial más requerido. Nada menos que el 50%, seguido del CRM (49%) y RRHH (15%).

¿Qué tipo de ERP ayuda mejor a preparar a las empresas para el futuro?

Gestión modular, multilenguaje, instalación cloud u on-premise, administración centralizada… Las características que pueden incluir los diferentes ERP son tan variadas como lo son las actividades y volumen de las empresas que los demandan.

Para aquellas organizaciones que aspiren a digitalizar sus procesos rápidamente, sin que se resienta el bolsillo y con facilidades en términos de diversificación, crecimiento e internacionalización, el software debe incluir características muy concretas. Destacamos las siguientes:

1. Visión integrada

Todas las empresas que aspiran a digitalizar sus procesos, independientemente del tamaño o sector en el que operen, necesitan contar con un ERP que ofrezca una visión de 360 grados del negocio. El usuario de hoy necesita, más que nunca, obtener una visión integrada de las diferentes áreas de la empresa. Desde finanzas, compras, inventario, comercialización, ventas hasta servicio al cliente.

2. Trazabilidad

Una plataforma ERP que ayude a las empresas a prepararse para el futuro debe ofrecer una amplia trazabilidad en todas las transacciones. Para empezar, la trazabilidad implica capacidad de registro en la traza del producto a lo largo de toda la cadena de suministro. Incluyendo el empaquetado y preparación. Y todo desde el mismo software para que la agilización y sincronización de los departamentos queden garantizadas.

Por tanto, el concepto de gestión separada de procesos ya sea en la adquisición de materiales, en el envío del producto o en la prestación del servicio al consumidor final se unifican, simplificando y optimizando la administración al máximo.

3. Planificación óptima de activos financieros

Un ERP preparado para el futuro debe facilitar al usuario la obtención de información, en tiempo real, de todos los costes de los proyectos, así como de los ingresos y gastos del día a día.

La clave reside en obtener una radiografía instantánea y fiable del cash flow, algo imprescindible para obtener diagnósticos que permitan diseñar estrategias y tomar decisiones que favorezcan las cuentas de la empresa.

Conciliación bancaria automatizada, contabilidad analítica o de terceros, gestión del flujo de caja… Sin duda, el ERP del futuro debe poder gestionar eficazmente el seguimiento de los activos a lo largo de todo el ciclo de vida.

4. Multigestión a nivel internacional

La COVID ha puesto a examen la capacidad de adaptación de las empresas a un entorno globalizado y digital al 100%. En este sentido, la solución adquirida debe funcionar como un “contenedor de contenedores” capaz de almacenar, gestionar y obtener todo tipo de información relacionada con sociedades y filiales. Todo ello, en un entorno multilenguaje y multilegislación a partir de un único sistema centralizado.

Y es que la mundialización, potenciada por el uso masivo de las nuevas tecnologías, empuja a muchos negocios a transformarse en compañías más sofisticadas, aptas para operar en varios países, con diferentes divisas y en varios idiomas.

5. Seguridad de datos

Nos encontramos en la era del Big Data, por lo que un ERP plenamente adaptado a este escenario tiene que contar, sí o sí, con herramientas que eviten las brechas de seguridad de los datos. Accesos con perfil cifrado, asignación por roles, actualizaciones automáticas… Los sistemas de protección de información que integre la plataforma no hacen sino contribuir a asegurar la continuidad del negocio.

 

La inteligencia de datos en un ERP está a la orden del día. Un ejemplo lo encontramos en SAP Business One by Design, uno de tantos otros software que ofrece una visión general y analítica de todos los valores de la empresa.

Pero si queremos tener garantizada una gestión sin errores, de punta a punta y de rápida implementación, existe un producto inteligente y versátil que va más allá de la visión general. Hablamos de Sage X3, una herramienta flexible, diseñada para evolucionar al ritmo del nuevo mercado.