3.2. Flexibilidad e independencia

La complejidad de las BD y la necesidad de irlas adaptando a la evolución del SI hacen que un objetivo básico de los SGBD sea dar flexibilidad a los cambios.

Interesa obtener la máxima independencia posible entre los datos y los procesos usuarios para que se pueda llevar a cabo todo tipo de cambios tecnológicos y variaciones en la descripción de la BD, sin que se deban modificar los programas de aplicación ya escritos ni cambiar la forma de escribir las consultas (o actualizaciones) directas.

Para conseguir esta independencia, tanto los usuarios que hacen consultas (o actualizaciones) directas como los profesionales informáticos que escriben programas que las llevan incorporadas, deben poder desconocer las características físicas de la BD con que trabajan. No necesitan saber nada sobre el soporte físico, ni estar al corriente de qué SO se utiliza, qué índices hay, la compresión o no compresión de datos, etc. De este modo, se pueden hacer cambios de tecnología y cambios físicos para mejorar el rendimiento sin afectar a nadie. Este tipo de independencia recibe el nombre de independencia física de los datos.

En el mundo de los ficheros ya había independencia física en un cierto grado, pero en el mundo de las BD acostumbra a ser mucho mayor.

Sin embargo, con la independencia física no tenemos suficiente. También queremos que los usuarios (los programadores de aplicaciones o los usuarios directos) no tengan que hacer cambios cuando se modifica la descripción lógica o el esquema de la BD (por ejemplo, cuando se añaden/suprimen entidades o interrelaciones, atributos, etc. Y todavía más: queremos que diferentes procesos usuarios puedan tener diferentes visiones lógicas de una misma BD, y que estas visiones se puedan mantener lo más independientes posibles de la BD, y entre ellas mismas. Este tipo de independencia se denomina independencia lógica de los datos, y da flexibilidad y elasticidad a los cambios lógicos.

 

 

Ejemplos de independencia lógica

1) El personal administrativo de secretaría podría tener una visión de la entidad alumno sin que fuese necesario que existiese el atributo nota. Sin embargo, los usuarios profesores (o los programas dirigidos a ellos) podrían tener una visión en la que existiese el atributo nota pero no el atributo fecha de pago.

2) Decidimos ampliar la longitud del atributo nombre y lo aumentamos de treinta a cincuenta caracteres, pero no sería necesario modificar los programas que ya tenemos escritos

si no nos importa que los valores obtenidos tengan sólo los primeros treinta caracteres del nombre.

Independencia lógica de los datos
Por ejemplo, el hecho
de suprimir el atributo fecha
de nacimiento de la entidad
alumno y añadir otra entidad
aula no debería afectar
a ninguno de los programas
existentes que no utilicen el
atributo fecha de nacimiento.
Las diferentes visiones lógicas de
una BD se verán en el apartado 4
de esta unidad didáctica.
Independencia lógica
Los sistemas de gestión de ficheros tradicionales no dan ninguna independencia lógica. Los SGBD sí que la dan; uno de sus objetivos es conseguir la máxima posible, pero
dan menos de lo que sería deseable.