Dependiendo del negocio, el volumen de datos y el alcance del proyecto, el tamaño del DW puede variar considerablemente, por lo cual, es una buena práctica tener esto en cuenta al momento de diseñar el depósito y al determinar los recursos físicos, los tiempos de desarrollo y los respectivos costos inherentes.

De acuerdo al tamaño del depósito de datos, se lo puede clasificar como:

  • Personal: si su tamaño es menor a 1 Gigabyte.

  • Pequeño: si su tamaño es mayor a 1 Gigabyte y menor a 50 Gigabyte.

  • Mediano: si su tamaño es mayor a 50 Gigabyte y menor a 100 Gigabyte.

  • Grande: si su tamaño es mayor a 100 Gigabyte y menor a 1 Terabyte.

  • Muy grande: si su tamaño es mayor a 1 Terabyte.